Samuel Reshevsky: prodigio del ajedrez

“Alcanzar la fama mundial a la edad de ocho años tiene ventajas e inconvenientes. Tal fue mi destino en la vida. Fui un prodigio del ajedrez y mi infancia, desde que me fui de mi Polonia natal en 1920, consistió en una serie de exhibiciones públicas en Europa y Estados Unidos. Dondequiera que fuera, grandes multitudes venían a verme jugar. Durante cuatro años, estuve expuesto al público. La gente me observaba, me pinchaba, intentaba abrazarme, me hacía preguntas. Los profesores medían mi cráneo y me sometían a análisis psicológicos. Los periodistas me entrevistaban y escribían historias extravagantes sobre mi futuro.”

De este modo reflexionó Samuel Reshevsky (antes Rzeszewski) (1911-1992) sobre su infancia durante la edad adulta, tras convertirse en uno de los grandes maestros del ajedrez mundial. Su reflexión apunta hacia varias de las características propias al fenómeno de los niños prodigio en la era contemporánea. En primer lugar, señala el doble rol de los niños prodigios como sujetos científicos y estrellas infantiles. Un segundo elemento concierne la preocupación por el futuro del prodigio. Gran parte del interés que rodea a los prodigios tiene que ver con su capacidad por escapar un trágico destino como celebridad infantil fracasada y continuar desarrollando su genio de manera útil durante la edad adulta. En esta entrada, el caso de Samuel Reshevsky nos servirá para explorar estos elementos.

Reshevsky nació en Polonia dentro de una familia humilde y fue criado de acuerdo con las tradiciones judías. Aprendió a jugar al ajedrez a los cuatro años con su padre. Entre los seis y los siete años venció a algunos de los mejores jugadores de ajedrez de Polonia. Perdió contra el gran maestro Akiba Rubinstein, quien le aseguró que un día se convertiría en un campeón mundial. En enero de 1920, a los ocho años, sus padres decidieron iniciar una gira por Europa y América que lo transformó en una celebridad infantil internacional. Su fama siguió a la de Raúl Capablanca, otro joven prodigio del ajedrez, y precedió casos famosos como Bobby Fischer y Arturo Pomar.

Reshevsky en París, 1920

Reshevsky llegó a París en mayo de 1920 en compañía de sus padres y de un médico encargado de velar por su salud. Al igual que en las otras ciudades en las que había estado, el niño iba a participar en exhibiciones simultáneas de ajedrez, donde competía contra veinte jugadores al mismo tiempo. Su primera exhibición en París tuvo lugar en el Café de la Rotonde, dentro del los jardines del Palais Royal, cerca del Louvre. Desde el siglo XVIII, los jugadores de ajedrez se reunían en diferentes cafés alrededor del Palais Royal, donde recibían a los campeones internacionales.

La primera exhibición simultánea de Reshevsky en París duró alrededor de tres horas y ganó contra veinte oponentes. Tras ello, el prodigio del ajedrez se precipitó hacia los jardines del Palais Royal para jugar con otros niños como si nada hubiera ocurrido. Una segunda exhibición fue organizada una semana más tarde, con resultados similares. En esta ocasión, una cámara de cine capturó un momento de la hazaña, lo cual demuestra el gran interés que provocaba Reshevsky. En el vídeo se ve al joven prodigio jugar rápidos movimientos contra sus adversarios. Un grupo de hombres comenta la escena con asombro, observando incluso desde fuera de las ventanas del café. El contraste entre el aspecto del niño, vestido con un traje de marinero, y el de los jugadores adultos, con aspecto de sabios, era impresionante.

La prensa en París se inquietaba por su futuro. A pesar de tener ocho años Reshevsky nunca había ido a la escuela, como tantos otros prodigios. El doctor que lo acompañaba en su gira deseaba que abandonara el ajedrez y cultivara sus facultades extraordinarias en la escuela, pero sus padres dudaban sobre qué hacer.

Otros científicos expresaron su preocupación por Reshevsky. La psicóloga suiza Franziska Baumgarten, experta en niños superdotados y psicometría, convenció al padre de Resehvsky para que examinara a su hijo. Baumgarten sometió a Reshevsky a tests de percepción espacial, de memoria y de inteligencia. Los resultados fueron destacados en tareas relacionadas con el ajedrez, tales como la percepción espacial y la memoria numérica—Reshevsky fue capaz de memorizar 40 números en cuatro minutos, un resultado sorprendente. Sin embargo, fracasó en tareas que tenían una fuerte influencia cultural y de clase. Por ejemplo, fue incapaz de reconocer animales como un león porque Reshevsky nunca había visto libros de ilustraciones comunes a los niños de su edad. También falló en las pruebas de dibujo porque nunca antes había dibujado. Además, su educación judía influyó en el desarrollo del experimento. Mediante un ejercicio del test de inteligencia de Binet-Simon, Baumgarten intentó evaluar su juicio estético mostrándole imágenes de rostros de mujeres, unas más bellas que otras, pero el chico se negó a mirarlas argumentando que en tanto judío ortodoxo no se le permitía mirar a las mujeres.

Baumgarten comparó su bajo rendimiento en el test de inteligencia de Binet-Simon con los resultados obtenidos por los niños de la clase trabajadora que no habían ido nunca a la escuela. En este sentido, determinó que Reshevsky tenía las capacidades pero carecía de los conocimientos. Baumgarten concluyó lo siguiente: “Señalé a los padres los peligros del estilo de vida del chico, e incluso sugerí que se ocuparan de su futuro, pero no podía competir con los dólares que le esperaban en su gira. No había límites para la explotación del niño, ya que las instituciones sociales no supervisaban ni regulaban la explotación mental y física de esos niños”.

Hay que tener en cuenta que, en el caso de Reshevsky, los ingresos de sus actuaciones mantenían a sus padres y hermanos. Para remediar este tipo de situación, ricas personalidades ofrecieron ayuda a la familia. Durante su estancia en París, Marie Bonaparte, princesa de Grecia y Dinamarca, organizó un competición benéfica de ajedrez en el Hotel Majestic. Los beneficios obtenidos debían destinarse a asegurar su educación e impedir su mercantilización. Sin embargo, no fue hasta 1924, tras cuatro años de gira por Estados Unidos, que Reshevsky encontró su gran mecenas.

Julius Rosenwald en el centro. Los padres de Reshevsky a la derecha.

En esa época, los padres del prodigio fueron perseguidos por el Tribunal de Menores de Manhattan (establecido en 1920) por tutela inapropiada. Para evitar ir a juicio, aceptaron la propuesta de Julius Rosenwald, un hombre de negocios y filántropo. Rosenwald se ofreció a patrocinar la educación del niño en un colegio judío siempre y cuando se retirara del público. Reshevsky fue a la escuela por primera vez a los 13 años y más tarde se graduó en la Universidad de Chicago. Reanudó su carrera de ajedrecista a los 23 años, convirtiéndose en un gran maestro del ajedrez.

Saber más:


También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Anastasia dice:

    Una maravilla!! Los hijos de Israel se destacan en todas las areas. Son una bendicion para el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search