Las niñas prodigio (II): música y literatura

Como hemos avanzado en la precedente entrada, las niñas abundan en la historia de los niños prodigio sea cual sea el ámbito de especialización; sin embargo muchas de ellas no alcanzaron la misma fama que sus compañeros o fueron olvidadas con mayor facilidad. También, a diferencia de los chicos, las niñas tuvieron que enfrentarse a mayores prejuicios, de modo que su talento era más veces infravalorado que el de sus compañeros masculinos. Esta cuestión ha sido constatada en los dominios del ajedrez y el cálculo mental que hemos examinado anteriormente. En esta entrada nos centraremos en dos ámbitos artísticos, la música clásica y la literatura.

Con respecto a la música clásica, a pesar de que la mayoría de prodigios musicales recordados, como Mozart, Mendelsshon y Liszt, fueron de sexo masculino, las niñas han tenido un papel destacado en la historia de la música. En general, se las recuerda solo como interpretes, incluso cuando destacaron en la composición. En otra entrada hemos hablado de virtuosas como Clara Schumann (1819-1896, nombre de soltera Wieck), una de las grandes compositoras de la era romántica, invisibilizada a causa de su condición femenina, y Camille Urso (1840-1902), la primera chicha violinista del Conservatorio de París —por entonces el violín eran un instrumento masculino.

Si bien el talento de las niñas para la interpretación no era puesto en duda, su capacidad para la composición era cuestionada. Siendo un dominio mucho más intelectual, creativo y selecto, se solía (y suele) reservar a los hombres, como la dirección de orquestra. Así, mientras que de los niños prodigio se esperaba que se convirtieran en grandes compositores durante su edad adulta, de las niñas raramente se ambicionaba que fueran más allá de la interpretación. Muchas de ellas combinaron ambas tareas, pero no han sido recordadas por sus composiciones. Todavía hoy en día, a nivel de la cultura popular se desconocen mujeres compositoras de vasta fama mundial. A modo de ejemplo, destacaremos algunos casos de niñas prodigio.

Teresa Carreño a los ocho años

Teresa Carreño (1853-1917) fue una virtuosa del piano y compositora nacida en Venezuela. Hija de un diplomático, a la edad de tres años se reveló su don extraordinario para la música. Tras recibir clases particulares, Carreño pisó los escenarios con solo ocho años, convirtiéndose en uno de los talentos infantiles más solicitados alrededor del mundo. Instalada en Nueva York, conoció al pianista virtuoso Louis Moreau Gottschalk (1829-1869) y fue invitada por Lincoln a tocar en la Casa Blanca. En Estados Unidos escribió sus primeras composiciones musicales, siendo el Valse Gottschalk (1863) su primera obra de piano publicada, compuesta con solo diez años.

Durante su edad adulta, Carreño siguió gozando de gran fama. A finales del siglo XIX, fue solista de la filarmónica de Berlín. A nivel personal, cabe destacar que Carreño fue rechazada en su tierra natal por haberse divorciado varias veces —rechazo que probablemente sufrió en otras partes, dadas las convenciones de la época. Sus cenizas fueron llevadas a Venezuela en 1938 y trasladadas al Palacio Nacional en 1977.

Nadia y Lili Boulanger, 1913 (gallica.BnF.fr)

Lili Boulanger (1893-1918) fue la primera mujer en obtener el Premio de Roma de composición musical con su cantata Faust et Hélène. Dicho premio data del Ancien Régime y estaba destinado a fundar una estancia de formación en Italia para jóvenes talentos artísticos. El premio de composición musical se otorgó por primera vez en 1803, y Boulanger lo ganó el año 1913 (en ex aequo con un hombre, Claude Delvincourt), a la edad de veinte años.

Hija de padres músicos, cantantes y compositores, el talento de Lili fue nutrido desde muy temprano. A la edad de seis años sabía leer una partitura y tocar el piano con sorprendente virtuosismo. Con los años aprendió a tocar multitud de instrumentos, entre los cuales se encuentran el arpa, el violoncelo y el violín. Sin embargo, su débil salud le impidió llevar una infancia normal y fue educada en casa. La causa de su muerte prematura a los 24 años fue declarada como tuberculosis intestinal. Hoy en día se considera que sufría la enfermedad de Chron, una inflamación crónica del intestino. Su hermana mayor Nadia Boulanger, directora de orquestra y también ampliamente dotada para la composición musical, se encargó de seguir difundiendo la obra de su difunta hermana.

Antonine Coullet a la edad de doce años

Con respecto a la literatura ocurre algo parecido que con la composición musical. Las mujeres han sido históricamente invisibilizadas en este ámbito, lo cual provocó que algunas adoptaran pseudónimos masculinos con tal de ser publicadas. A diferencia de en la música o en otros dominios como el ajedrez, donde el entrenamiento durante la infancia es crucial para desarrollar una carrera brillante en la edad adulta, en la literatura hallamos menos niños prodigio, y la relación entre el ser un prodigio y el convertirse en un buen literato parece ser más débil. Esto explicaría porqué muchas de las niñas prodigio de la literatura solo conocieron un momento de gloria durante la infancia. Seguidamente destacamos varios casos de poetas y dramaturgas.

En 1903, Antonine Coullet (1892-1983) generó un gran revuelo dentro del mundo literario francés con la publicación de su libro de poemas Poésies d’une enfant con solo doce años (la mayoría los escribió a los diez). Hija de una profesora de universidad, la crítica literaria parisina le regaló elogios de todo tipo y sus poemas aparecieron en la Revue des deux mondes, una de las más antiguas y prestigiosas revistas literarias. Se la comparó con el «divino Mozart», niño prodigio por excelencia. Durante la edad adulta continuó a escribir, sobre todo novelas. En 1931 creó el premio de novela «Prix populiste» (hoy «Prix Eugène-Dabit du roman populiste» en referencia al primer laureado), dedicado a las novelas situadas en ambientes de las clases populares y de pueblo. Fue una reacción a una corriente literaria burguesa centrada en las altas esferas de la sociedad.

Carmen d’Assilva en 1902

En la misma época en que Coullet triunfó como poeta prodigio, con solo diez años de edad Carmen d’Assilva (1890-1939), pseudónimo de Carmen Corley de Champmoynat, se convirtió en la dramaturga más joven en formar parte de la Société des Auteurs Dramatiques y la Société des Gens des Lettres. Hasta 1903 había escrito tres monólogos y nueve ensayos cortos, además de alrededor de diez comedias, donde también era actriz. El poeta nicaragüense Rubén Darío habló tanto de ella como de Antonine Coullet en un corto ensayo titulado «Niñas prodigio». Si bien, a su parecer, Coullet era superior a d’Assilva, ambas estaban destinadas, como la mayoría de niños prodigio según el mito popular, a perder sus capacidades en la edad adulta. En palabras de Darío: «En la mujer la precocidad es más peligrosa aún. El fin de una superdespierta de diez años es terrible de pensar…».

Image for post
Minou Drouet a la edad de ocho años

Como último ejemplo, nos referiremos al sonado caso de Minou Drouet (1947-). En 1955, con solo ocho años, publicó un libro de poemas con la editorial Julliard, quien acababa de publicar el superventas Bonjour tristesse de otra joven autora, Françoise Sagan. El éxito fue tal que una segunda compilación de poesías apareció al año siguiente, titulada Arbre, mon ami. La prensa francesa e internacional se interesó ávidamente por la pequeña prodigio, quien concedió entrevistas televisadas y recitó sus poemas para el gran público. Su celebridad la llevó incluso a ser recibida en audiencia por el Papa Pío XII. Al mismo tiempo, escritores como Jean Cocteau y críticos literarios empezaron a dudar de la veracidad del prodigio, y acusaron a su madre adoptiva de ser la autora de los poemas. Para desmentir las acusaciones, Drouet se sometió a pruebas en las que componía poemas sobre temas predeterminados y bajo vigilancia.

En los años 1960 publicó varios libros para niños y una novela, pero no logró el éxito esperado y abandonó la escritura en el 68. Volvió a la arena pública en 1993, cuando apareció su autobiografía, titulada Ma vérité, donde entre otras cuestiones defendió a su madre de las acusaciones de fraude. A diferencia de Coullet y d’Assilva, su caso continúa siendo recordado y estudiado tanto por periodistas, críticos literarios e historiadores.

Saber más:

Las niñas prodigio (I): aritmética y ajedrez

La historia de las niñas prodigio no es distinta a la de sus congéneres masculinos. Aun así, puede constatarse que la mayoría de casos famosos han sido chicos. Podría argumentarse que es una cuestión de estadística. Sin embargo, la visibilidad y el ánimo que se les ha dado a los chicos es sin duda mayor que en el caso femenino, a pesar de que no existe ningún dominio en donde ellos hayan triunfado en que ellas no hayan estado presentes. Esto incluye los ámbitos tradicionalmente asociados a los hombres, como la aritmética y el ajedrez. En esta entrada queremos destacar algunos casos de niñas prodigio en estos dominios, los cuales completaremos en otra entrada centrándonos en la literatura y la música clásica.

En los ámbitos de la aritmética y el ajedrez puede observarse, todavía hoy en día, un claro prejuicio de género. En ajedrez existen torneos exclusivamente para mujeres, si bien no hay ninguna razón física o intelectual que les impida jugar al mismo nivel que los hombres. Grandes maestros de ajedrez, como Bobby Fischer y Garry Kaspárov, son conocidos por sus comentarios machistas sobre la inferioridad de las ajedrecistas. Investigaciones recientes han demostrado que muchas mujeres, acostumbradas a competir en torneos segregados por sexo, juegan distinto frente a un hombre, influenciadas en gran medida por los estereotipos negativos que las persiguen.

La imagen puede contener: 2 personas
Jutta Hempel en 1966

Durante siglos el ajedrez fue considerado como un juego masculino, por lo que las mujeres no aprendían a jugarlo. La primera competición internacional de ajedrez para mujeres tuvo lugar en 1897. Durante la primera mitad del siglo XX se dieron algunos casos de niñas prodigio, como Célia Neimark (1914-1983) y Alma Wells, quienes compitieron contra Samuel Reshevsky (1911-1992) a principios de los años 1920. En la década de 1960, destacó la alemana Jutta Hempel (1960-), conocida por sus exhibiciones en partidas simultáneas de ajedrez, algunas de ellas ganadas a la ciega, es decir, sin ver el tablero.

Hubo que esperar hasta 1986 para que una mujer, la húngara Susan Polgár (1969-), se clasificara para la fase previa del Mundial absoluto, una competición que hasta entonces era de facto masculina. Sin embargo, solo una de sus hermanas pequeñas, Judit (1976-), conquistó el Olimpo del ajedrez situándose entre los diez mejores jugadores del mundo, derrotando, entre otros, a Kaspárov. En noviembre de 2019, Judit Polgár admitió que seguramente nunca se habría clasificado entre los mejores si solo hubiera competido contra mujeres. En este sentido, consideró que la segregación en los torneos tenía un efecto perverso en el desarrollo del talento y las habilidades de las ajedrecistas. Al no competir contra los mejores jugadores, las ajedrecistas no desarrollarían todo su potencial.

Judit Polgár, 17 años, juega contra Kaspárov en su primera y controvertida partida (Linares, 1994)

Verdaderas niñas prodigio del ajedrez, las hermanas Polgár fueron el resultado de un “experimento parental” similar al que fue sometido John Stuart Mill. Su padre psicólogo, Lázló, las entrenó duramente desde la infancia, educándolas en casa, con el objetivo de probar que la práctica exhaustiva y focalizada, y no la herencia, están detrás del genio.

Con respecto a la aritmética, la expresión más común para referirse a los prodigios del cálculo en inglés sigue siendo “calculating boys”, a pesar de que se dan casos femeninos. Un caso destacado de principios del siglo XX fue Uranie Diamandi (n. 1887), hermana menor del famoso calculador griego Pericles, estudiado junto con Jacques Inaudi por el psicólogo de la Sorbona Alfred Binet. A diferencia de su hermano, quien desde joven triunfó con sus espectáculos de cálculo mental, Uranie Diamandi tuvo que “publicitarse” a sí misma.

A pesar de presentar desde niña la misma habilidad que su hermano, solo reveló su talento a la ciencia a los 26 años, cuando acudió voluntariamente al laboratorio psicológico de Jean-Maurice Lahy en París. El estudio concluyó que Uranie había desarrollado su habilidad a base de imitar los métodos de su hermano y gracias a una “fe ardiente en sus dones y en su éxito”. A diferencia de los prodigios masculinos, cuyos “dones” se presentaron muchas veces como innatos y extraordinarios, los de Uranie Diamiandi revelaban, según Lahy, el poder de la “creencia” sobre la mente. Es lícito preguntarse si en las conclusiones de Lahy existía un prejuicio de género.

Shakuntala Devi en 1952

Otra calculadora prodigio quien, a diferencia de Diamandi, adquirió un gran prestigio fue la india Shakuntala Devi (1929-2013). Su padre y mánager la acompañó alrededor del mundo en sus espectáculos de cálculo mental durante su infancia. Desarrolló un tour por Europa y Estados Unidos en los años 1950 . Conocida como la “computadora humana”, Devi escribió varios libros sobre su habilidad, y entró en el libro Guiness de los récords en 1982 tras multiplicar correctamente dos números de 13 dígitos, y dar el resultado en 28 segundos.

Saber más:

  • Backus, Peter; Cubel, Maria; Guid, Matej; Sanchez-Pages, Santiago; Mañas, Enrique (2016). Gender, competition and performance: evidence from real tournaments. IEB Working Paper 2016/27, http://dx.doi.org/10.2139/ssrn.2858984
  • Lahy, Jean-Maurice (1913). Une calculatrice prodige. Archives de Psychologie, 13 (51): 209-243.

Samuel Reshevsky: prodigio del ajedrez

“Alcanzar la fama mundial a la edad de ocho años tiene ventajas e inconvenientes. Tal fue mi destino en la vida. Fui un prodigio del ajedrez y mi infancia, desde que me fui de mi Polonia natal en 1920, consistió en una serie de exhibiciones públicas en Europa y Estados Unidos. Dondequiera que fuera, grandes multitudes venían a verme jugar. Durante cuatro años, estuve expuesto al público. La gente me observaba, me pinchaba, intentaba abrazarme, me hacía preguntas. Los profesores medían mi cráneo y me sometían a análisis psicológicos. Los periodistas me entrevistaban y escribían historias extravagantes sobre mi futuro.”

De este modo reflexionó Samuel Reshevsky (antes Rzeszewski) (1911-1992) sobre su infancia durante la edad adulta, tras convertirse en uno de los grandes maestros del ajedrez mundial. Su reflexión apunta hacia varias de las características propias al fenómeno de los niños prodigio en la era contemporánea. En primer lugar, señala el doble rol de los niños prodigios como sujetos científicos y estrellas infantiles. Un segundo elemento concierne la preocupación por el futuro del prodigio. Gran parte del interés que rodea a los prodigios tiene que ver con su capacidad por escapar un trágico destino como celebridad infantil fracasada, y continuar desarrollando su genio de manera útil durante la edad adulta. En esta entrada, el caso de Samuel Reshevsky nos servirá para explorar estos elementos.

Reshevsky nació en Polonia dentro de una familia humilde y fue criado de acuerdo con las tradiciones judías. Aprendió a jugar al ajedrez a los cuatro años con su padre. Entre los seis y los siete años venció a algunos de los mejores jugadores de ajedrez de Polonia. Perdió contra el gran maestro Akiba Rubinstein, quien le aseguró que un día se convertiría en un campeón mundial. En enero de 1920, a los ocho años, sus padres decidieron iniciar una gira por Europa y América que lo transformó en una celebridad infantil internacional. Su fama siguió a la de Raúl Capablanca, otro joven prodigio del ajedrez, y precedió casos famosos como Bobby Fischer y Arturo Pomar.

Reshevsky en París, 1920

Reshevsky llegó a París en mayo de 1920 en compañía de sus padres y de un médico encargado de velar por su salud. Al igual que en las otras ciudades en las que había estado, el niño iba a participar en exhibiciones simultáneas de ajedrez, donde competía contra veinte jugadores al mismo tiempo. Su primera exhibición en París tuvo lugar en el Café de la Rotonde, dentro del los jardines del Palais Royal, cerca del Louvre. Desde el siglo XVIII, los jugadores de ajedrez se reunían en diferentes cafés alrededor del Palais Royal, donde recibían a los campeones internacionales.

La primera exhibición simultánea de Reshevsky en París duró alrededor de tres horas y ganó contra veinte oponentes. Tras ello, el prodigio del ajedrez se precipitó hacia los jardines del Palais Royal para jugar con otros niños como si nada hubiera ocurrido. Una segunda exhibición fue organizada una semana más tarde, con resultados similares. En esta ocasión, una cámara de cine capturó un momento de la hazaña, lo cual demuestra el gran interés que provocaba Reshevsky. En el vídeo se ve al joven prodigio jugar rápidos movimientos contra sus adversarios. Un grupo de hombres comenta la escena con asombro, observando incluso desde fuera de las ventanas del café. El contraste entre el aspecto del niño, vestido con un traje de marinero, y el de los jugadores adultos, con aspecto de sabios, era impresionante.

La prensa en París se inquietaba por su futuro. A pesar de tener ocho años Reshevsky nunca había ido a la escuela, como tantos otros prodigios. El doctor que lo acompañaba en su gira deseaba que abandonara el ajedrez y cultivara sus facultades extraordinarias en la escuela, pero sus padres dudaban sobre qué hacer.

Otros científicos expresaron su preocupación por Reshevsky. La psicóloga suiza Franziska Baumgarten, experta en niños superdotados y psicometría, convenció al padre de Resehvsky para que examinara a su hijo. Baumgarten sometió a Reshevsky a tests de percepción espacial, de memoria y de inteligencia. Los resultados fueron destacados en tareas relacionadas con el ajedrez, tales como la percepción espacial y la memoria numérica—Reshevsky fue capaz de memorizar 40 números en cuatro minutos, un resultado sorprendente. Sin embargo, fracasó en tareas que tenían una fuerte influencia cultural y de clase. Por ejemplo, fue incapaz de reconocer animales como un león porque Reshevsky nunca había visto libros de ilustraciones comunes a los niños de su edad. También falló en las pruebas de dibujo porque nunca antes había dibujado. Además, su educación judía influyó en el desarrollo del experimento. Mediante un ejercicio del test de inteligencia de Binet-Simon, Baumgarten intentó evaluar su juicio estético mostrándole imágenes de rostros de mujeres, unas más bellas que otras, pero el chico se negó a mirarlas argumentando que en tanto judío no se le permitía mirar a las mujeres.

Baumgarten comparó su bajo rendimiento en el test de inteligencia de Binet-Simon con los resultados obtenidos por los niños de la clase trabajadora que no habían ido nunca a la escuela. En este sentido, determinó que Reshevsky tenía las capacidades pero carecía de los conocimientos. Baumgarten concluyó lo siguiente: “Señalé a los padres los peligros del estilo de vida del chico, e incluso sugerí que se ocuparan de su futuro, pero no podía competir con los dólares que le esperaban en su gira. No había límites para la explotación del niño, ya que las instituciones sociales no supervisaban ni regulaban la explotación mental y física de esos niños”.

Hay que tener en cuenta que, en el caso de Reshevsky, los ingresos de sus actuaciones mantenían a sus padres y hermanos. Para remediar este tipo de situación, ricas personalidades ofrecieron ayuda a la familia. Durante su estancia en París, Marie Bonaparte, princesa de Grecia y Dinamarca, organizó un competición benéfica de ajedrez en el Hotel Majestic. Los beneficios obtenidos debían destinarse a asegurar su educación e impedir su mercantilización. Sin embargo, no fue hasta 1924, tras cuatro años de gira por Estados Unidos, que Reshevsky encontró su gran mecenas.

Julius Rosenwald en el centro. Los padres de Reshevsky a la derecha.

Ese mismo año, los padres del prodigio se enfrentaron al Tribunal de Menores de Manhattan, establecido en 1920, por tutela inapropiada. Para evitar ir a juicio, aceptaron la propuesta de Julius Rosenwald, un hombre de negocios y filántropo. Rosenwald se ofreció a patrocinar la educación del niño en un colegio judío siempre y cuando se retirara del público. Reshevsky fue a la escuela por primera vez a los 13 años y más tarde se graduó en la Universidad de Chicago. Reanudó su carrera de ajedrecista a los 23 años, convirtiéndose en un gran maestro del ajedrez.

Saber más:

  • Baumgarten, Franziska (1930). Wunderkinder, psychologische Untersuchungen. Leipzig: Johann Ambrosius Barth.
  • Reshevsky, Samuel (1954). Reshevsky frente al tablero. Buenos Aires: Editorial Sopena Argentina.

Pepito Arriola: el «Mozart español»

En agosto de 1900, el fisiólogo Charles Richet presentó un prodigio musical en el IV Congreso Internacional de Psicología de París. Se trataba de un joven español, José Rodríguez Arriola (1896-1954), más conocido como Pepito Arriola, de tres años, siete meses y siete días de edad. “Arriolita” deleitó al público tocando una habanera y una marcha militar que había compuesto, y finalmente interpretó la Marsellesa. En Francia, la prensa anunció el concierto que había dado ante “una docta asamblea de sabios, médicos y psicólogos” quienes, al escucharlo tocar, “se preguntaron si había nacido un nuevo Mozart”.

La intervención de Richet en el congreso de psicología también evocó a Mozart, el niño prodigio por excelencia, cuyo caso sigue actuando como símbolo del genio y del puer senex, dos figuras asociadas al niño prodigio. Richet empezó por explorar el origen de los dones musicales de Arriolita. Al parecer, Pepito era el único hijo de una viuda llamada Josefa Rodríguez, de Ferrol (Galicia). El padre había muerto antes de que Pepito naciera. Aunque su memoria era notable, no tenía habilidades musicales. La madre, por el contrario, tocaba el piano y la guitarra “con una rara perfección” desde una edad temprana. Para Richet, este hecho evidenciaba un antecedente hereditario.

Josefa Rodríguez dijo descubrir los dones musicales de su hijo cuando este tenía dos años y medio. Josefa llevaba tiempo interpretando una canción en el piano de casa cuando, un día, escuchó la misma melodía siendo interpretada con gran maestría. Su sorpresa encontrar a su hijo sentado solo ante el instrumento. A partir de entonces, el talento de Pepito supuestamente se desarrolló de forma natural, sin recibir ninguna lección.

Al contar esta historia ante el congreso de psicología, Richet ignoraba que era un producto de propaganda creado por la madre de Pepito. Dicha anécdota había sido ideada para suministrar todos los elementos maravillosos atribuidos a los niños prodigio: desde su asombrosa precocidad, hasta su talento espontáneo e innato. Su madre difundió esta historia en la prensa internacional y en la biografía titulada Pepito Rodríguez Arriola (Apuntes para la biografía de este prodigioso músico) (1900), publicada cuando el prodigio tan solo tenía tres años.

Otra historia (probablemente más acertada) sobre el origen del talento de Pepito Arriola es que fue su tía, Aurora Rodríguez, la que alimentó sus dotes musicales desde que era un bebé. Lo que Richet ignoraba cuando dio su charla en París es que, poco después del nacimiento de Pepito, la madre lo dejó con su tía Aurora, de dieciséis años, y huyó a Madrid escapando el escándalo provocado por la concepción ilegítima de Pepito. Desde entonces, Aurora empezó a dar lecciones de piano al bebé con el objetivo de convertirlo en un prodigio musical.

Como señala Alison Sinclair, la obsesión de Aurora Rodríguez por convertir a su sobrino en un prodigio anticipó “su concepción de su hija eugenésica, Hildegart”. En lugar de un prodigio musical, Aurora transformó a su hija, nacida en 1914, en una conferenciante y escritora prolífica sobre el tema de la reforma sexual, y en activista del partido socialista. Hildegart murió trágicamente en 1933, asesinada por un disparo de su propia madre, después de intentar separarse de ella. La historia conmocionó a la sociedad española y ha inspirado películas y novelas, como Mi hija Hildegart (1977), de Fernando Fernán Gómez.

La vida de Pepito Arriola no tuvo un final macabro, pero confirma la vieja suposición de que los niños prodigio tienen su “futuro en el pasado”, como decía Liszt. En cuanto la madre de Pepito se enteró del don musical de su hijo lo llevó a Madrid, donde en diciembre de 1899 realizó su primer concierto en el Salón Montano. Los periódicos de todo el mundo anunciaron el descubrimiento de un “nuevo Mozart”. Arriolita fue invitado a actuar ante la realeza española, quien impresionada por su talento decidió patrocinar su educación musical en Alemania.

Pepito se trasladó con su madre a Leipzig, donde estudió en el conservatorio bajo la tutela del famoso Arthur Nikisch. A partir de entonces, su carrera fue estelar. Tocó para el emperador alemán Guillermo II y actuó en los teatros más importantes de los Estados Unidos, como el Carnegie Hall. En Nueva York, cautivó al tenor Enrico Caruso. Los conciertos le proporcionaron una pequeña fortuna y recibió importantes regalos de la realeza española y del emperador alemán.

Sin embargo, al entrar en la edad adulta, el mito del “Mozart español” comenzó a desvanecerse. A partir de los veinte años los conciertos se volvieron escasos y Arriola empezó a aceptar trabajos sin prestigio, como tocar para las películas mudas. Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando tenía casi cincuenta años, permaneció en Alemania y tocó para la radio de Berlín, a veces en presencia de Hitler, Goebbels y Göring. Después de la guerra, Arriola perdió todas sus posesiones y se mudó a Barcelona, donde vivió con una hermanastra en un modesto piso de alquiler en el barrio obrero de Sants. Trabajó como afinador de pianos y dio clases particulares.

Arriola murió pobre y olvidado en 1954, a la edad de 59 años. En 2018, las autoridades políticas gallegas patrocinaron un doble CD con sus composiciones con el objetivo de ayudar a superar la imagen del niño prodigio que fue y promover al artista adulto. A pesar de estos intentos, la historia de Arriola es recordada en la línea del trágico mito vinculado a los niños prodigio, según el cual rara vez son capaces de cultivar su fama y talento durante la edad adulta.

Saber más:

El mito del puer senex

Obra de Barnaba da Modena, 1361. Museum of Fine Arts (Boston, USA)

El motivo del puer senex, o el niño con la sabiduría de un anciano, se ha asociado tradicionalmente a la figura del niño prodigio. Como hemos apuntado en otra entrada, el puer senex se hizo popular en la literatura hagiográfica de la Edad Media. La precocidad era vista como un comportamiento preternatural y un signo de santidad. Estas características eran descritas en las biografías sobre la infancia de muchos de los santos. El niño Jesús era considerado como el puer senex por excelencia, de ahí surge la representación iconográfica medieval del bebé con las facciones de un viejo. A pesar de que en el Renacimiento la representación del niño Jesús como un anciano ya no entrará dentro de los cánones del arte figurativo, la noción del puer senex siguió ligada a la hagiografía, donde estuvo muy asociada a la figura del niño mártir.

La concepción del niño como un adulto en miniatura, y el motivo del puer senex en particular, puede trazarse más allá de la época medieval, en la cultura clásica del mundo romano. Si bien el Imperio Romano ha sido estereotipado como una sociedad donde la infancia jugaba un rol importante, la noción del niño sabio se halla en varios textos latinos, como en las cartas de Plinio. Séneca se sirvió del motivo del puer senex en algunos de sus escritos, sin que este fuera la única represetación existente de la infancia. Ovidio defendió el motivo del puer senex o la precocidad como un don del cielo atribuido a emperadores y semidioses. Aún así, a diferencia de lo que ocurrirá más tarde en la cultura cristiana medieval, en el mundo romano se logra hacer un retrato convincente de la infancia como una etapa distinta de la adulta, donde especialmente el arte figurativo consigue captar la juventud y jovialidad del niño.

Siglo III AC, período helenístico. Museo Arqueológico Nacional de Atenas

En la época contemporánea, el puer senex ha servido para encarnar otra clase de mitos. Para el psicólogo Carl Gustav Jung representa uno de los arquetipos, donde se oponen los mitos del puer aeternus (el niño eterno) y el senex (el viejo sabio). El arquetipo en Jung representa una facultad del alma que hace emerger aspectos del inconsciente colectivo. Como en el resto de arquetipos de Jung, existen aspectos positivos y negativos. El positivo representa el potencial que contiene el «niño divino» del puer senex. El negativo sería encarnado por la figura de la persona que no quiere crecer, al modo de Peter Pan, personaje que da nombre a esta clase de complejo en la psicología popular.

Aunque no siempre se los denominara directamente así, muchos de los niños prodigios a la largo de la historia han encarnado el motivo del puer senex. Dejando de lado la cuestión de la santidad propia del medievo, muchos han sido los casos de niños prodigo que podemos asociar a este mito. El renancentista y humanista italiano Giovanni Pico della Mirandola (1463-1493) encarnaría a la perfección al puer senex. Aparte de ser uno de los pensadores más jóvenes y originales de su época, con contribuciones en materia de religión, filosofía natural y magia, Pico della Mirandola destacó por su precocidad en la infancia. Niños prodigio posteriores a él, como los alemanes y notables políglotas Jean-Philippe Baratier (1721-1740) y Christian Heineken (1721-1725), fueron frecuentemente comparados con el prodigio renacentista.

La infancia de Pico della Mirandola, Hippolyte Delaroche, 1842. Musée d’Arts de Nantes (Francia)

Saber más:

  • Alexandre-Bidon, D. (1993). Les âges de l’enfance. En Le printemps des génies. Les enfants prodiges (pp. 36–49). Paris: Bibliothèque Nationale / Robert Laffont.
  • Carp, T. C. (1980). “Puer senex” in Roman and Medieval thought. Latomus, 39(3), 736–739.
  • Walker, Stevens (2014). Jung and the jungians on myth. London and New York: Routledge.

Niños prodigio y autobiografía

De las autobiografías escritas por ex-niños prodigio, la más famosa es probablemente la del pensador británico John Stuart Mill (1806-1873). Titulada Autobiography, fue publicada de forma póstuma un año después de su muerte. Entre otras cuestiones, Mill describió la estricta educación que había recibido por parte de su padre, James. Al parecer, John creció sin la compañía de otros niños de su edad y sin asistir al colegio. A la edad de tres años, su padre empezó a enseñarle griego clásico y aritmética. A los ocho años, latín.

John Stuart Mill, Autobiography (1874)

A pesar de los increíbles progresos de John, su padre nunca le hizo sentir como un prodigio. Le daba largas listas de lecturas, en historia, filosofía y literatura clásica, que el pequeño John tenía que resumir, traducir algunas partes, y criticar para desarrollar sus propios argumentos. Hasta la edad de catorce años, la educación que recibió por parte de su padre fue cada vez más intensiva, para suavizarse levemente después de que John pasará un año en Francia.

Si bien la autobiografía de John Stuart Mill no presenta grandes críticas a su padre, parece ser que en el manuscrito original sí que existen crudos ataques a su progenitor y tutor, los cuales seguramente fueron censurados por el propio John antes de su publicación. Según algunas interpretaciones, el rencor hacia su padre habría sido la causa de la crisis que sufrió a los veinte y pocos años, la cual marcó en gran medida su pensamiento original. Según Michael Howe, a esa edad descubrió que sus allegados lo percibían como un «genio prefabricado», capaz únicamente de reproducir las opiniones y conocimientos adquiridos a través de su padre, hecho que le hizo cambiar radicalmente.

Tras la publicación de la autobiografía de Mill en 1874, sus críticos y lectores vieron en la infancia del pensador un experimento de crianza y autogratificación por parte del padre. Entre esos lectores se hallaron Norbert Wiener (1894-1964), a quien hemos citado en otra entrada al mencionar la «falacia de Sidis». Gran matemático y padre de la cibernética, Wiener narró su vida en dos tomos, el primero de los cuales se tituló Ex-prodigy. My childhood and youth (1953), y el segundo I am a mathematician. The later life of an ex-prodigy (1956).

Norbert Wiener, Ex-prodigy. My childhood and youth (1953)

Al leer la autobiografía de Mill, Wiener descubrió un reflejo de la tiranía y la dominación parental que había sufrido durante su infancia. Como Mill, fue educado desde muy temprana edad en casa por parte de su padre. Sus increíbles progresos le llevaron a graduarse en matemáticas con solo catorce años, para luego proseguir sus estudios en la Universidad de Harvard. Su precocidad solo se vio superada por otro niño prodigio, William Sidis, a quien conoció. A pesar de que su madre no quería que abandonara el hogar familiar, tras varias frustraciones y desengaños con sus padres, Wiener se casó y logró sumergirse en una nueva vida y una fructuosa carrera universitaria.

Aparte de las autobiografías de John Stuart Mill y Norbert Wiener, quienes representan la imagen del ex-niño prodigio convertido en «genio» en un sentido académico, también existen escritos de prodigios artistas. Entre ellos queremos destacar los del violinista catalán Joan Manén (1883-1971), quien publicó su autobiografía en tres volúmenes, el primero de los cuales se tituló Mis experiencias I. El niño prodigio (1944). Allí contó su infancia siendo uno de los virtuosos más conocidos de su tiempo, comparado con Paganini. Al parecer, fue su padre quien decidió, cuando solo contaba con un año de edad, que se convertiría en violinista, ya que «pianistas hay muchos».

Joan Manén, Mis experiencias I. El niño prodigio (1944).

A esta decisión le siguieron interminables lecciones de violín y solfeo, que con el tiempo lo convertirían en un codiciado intérprete. Su primer concierto público fue a los siete años, y al poco tiempo empezó una gira de conciertos que lo llevó por toda Europa y América. Es de suponer, como sucedió con la mayoría de virtuosos de la época, que como consecuencia de su carrera musical su educación general se vio perjudicada. Sin embargo, a diferencia de otros virtuosos, Manén logró convertirse en un reconocido compositor durante la edad adulta, cuyo legado sigue vigente en Catalunya.

Saber más:

William Sidis: ¿el prodigio fracasado?

William James Sidis (1898-1944) fue probablemente el prodigio intelectual más famoso de principios del siglo XX. Nació en Nueva York en 1898 y fue el hijo del psicólogo Boris Sidis (1867-1923). Su padre estaba decidido a convertir a William en un genio. Para ello, desarrolló un método de educación que dio a conocer en un libro titulado Philistine and Genius (1911). En él se dirigía a los padres, madres y lectores «abiertos de espíritu» que querían conocer «la educación del genio» y no del «filisteo», es decir, de las personas de espíritu vulgar y con pocos conocimientos artísticos y literarios. Según Sidis, para hacer emerger y desarrollar las facultades hasta su máxima eficiencia era necesario comenzar desde la primera infancia, entre los dos y tres años. Los padres tenían en sus manos el control del desarrollo de sus hijos para el bien de la nación, mientras que el sistema educativo estaba dominado por educadores filisteos interesados en reprimir el genio y promover la mediocridad.

Este fue su propósito con su hijo William. Desde muy temprana edad, junto con su esposa Sarah Mandelbaum, nutrieron los intereses intelectuales de William para que se convirtiera en un niño precoz. De este modo, su hijo aprendió a leer a los dieciocho meses y fue políglota. A los seis años podía hablar hasta ocho idiomas, desde latín y hebreo, hasta griego, francés y alemán. También resultó especialmente hábil para las matemáticas, ámbito en el que se dijo que se convertiría en un genio. La precocidad de este prodigio acaparó la prensa de Estados Unidos. Cuando a los once años fue admitido en la Universidad de Harvard, convirtiéndose en el alumno más joven de la historia, su fama devino internacional.

Sin embargo, la presión, tanto familiar como por parte de la prensa, terminaron por afectar negativamente a William Sidis. Tras graduarse en Harvard sufrió una crisis y decidió vivir una vida recluida, alejada del trabajo intelectual y de su familia. Su crisis es comparable a la de antiguos niños prodigio educados de forma intensa y casi forzada por sus padres, como el filósofo John Stuart Mill (1806-1873), quien sufrió una crisis personal y contempló el suicidio a la edad de veinte años.

Uno de los problemas de William Sidis es que, al parecer, a pesar de que sus padres habían conseguido acelerar su desarrollo intelectual, nunca aprendió capacidades interpersonales para socializarse correctamente, o para comprender sus emociones. Ignoraba cómo valerse por sí mismo e incluso demostró dificultades para vestirse y lavarse de forma apropiada. Desde su graduación y posterior decisión de vivir apartado, William sufrió acoso por parte de la prensa, quien lo convirtió en un fracaso abandonando la imagen idealizada del niño prodigio que lo había hecho famoso.

El caso de William Sidis contribuyó a confirmar la asunción según la cual la mayoría de niños prodigio se convierten en adultos ordinarios o incluso mediocres. En 1977, la psicóloga Kathleen Montour intentó convencer la comunidad científica y educativa de que la educación especial o «acelerada» no era desventajosa para el desarrollo del talento, como el caso de Sidis daba a creer. Llamó a esta creencia «la falacia de Sidis» (Sidis fallacy). Para probar su teoría, comparó el caso de Sidis con el de Norbert Wiener (1894-1964).

Norbert también recibió una educación temprana por parte de su padre, convirtiéndose, como William, en un pequeño genio políglota con especial habilidad para las matemáticas. Tras estudiar en importantes universidades durante su adolescencia, incluyendo Harvard, Norbert se convertiría en un reconocido matemático. Según Montour, la diferencia entre Norbert Wiener y William Sidis es que el segundo sufrió de carencias emocionales importantes que no fue capaz de superar en la edad adulta, mientras que Norbert consiguió, a pesar de la presión familiar y mediática, tomar el control emocional de su vida. Para Montour, el fracaso de Sidis era la excepción, no la norma.

Durante su vida adulta, Sidis defendió el socialismo, publicó periódicos editados por él mismo, escribió sobre temas variados como la historia de América y la termodinámica usando varios pseudónimos, y se dedicó a varios trabajos manuales. Una crítica que se hecho a la idea que William Sidis fue un fracaso es que depende de la idea que se tenga del éxito. Así, Stephen Bates argumenta que Sidis fue un inconformista que desafió los estándares de la sociedad norteamericana, movida por la ambición, la productividad y una idea del éxito que Sidis terminó por rechazar.

Saber más:

Niños prodigio y fraude

La exhibición de los niños prodigio en Europa ha estado ligada a la cultura del entretenimiento desde la Época de las Luces. A mediados del siglo XIX, en ciudades como París, hallamos prodigios en campos tan variados como las lenguas, la literatura, el cálculo o las variétés. Junto con los virtuosos, los calculadores prodigio eran muy populares. Podemos citar nombres como Henri Mondeux (1826-1861) o Jacques Inaudi (1867-1950), la “calculadora humana”, de quien hemos hablado en otra entrada. Otros niños eran famosos por su capacidad de hablar varios idiomas y mostrar grandes conocimientos en materias clásicas. Por ejemplo, un niño siciliano, Gérome Majo, se hizo conocido por traducir textos clásicos griegos y latinos en directo, como la Ilíada de Homero, y mostrar una sabiduría impropia de su edad en temas como la literatura y la historia.

Estos prodigios académicos, representantes del mito del puer senex, eran comparados a casos legendarios como Giovanni Pico della Miradonla (1463-1493) y Christian Heineken (1721-1725). Se dice que este niño alemán aprendió a hablar con solo diez meses de edad. A los dos años era capaz de leer la Biblia en latín, y pronto aprendió varios otros idiomas. Murió con solo cuatro años, cuando su fama ya era conocida por todo Europa. 

Christian Heineken (1721-1725)

La fama y admiración que despertaban los niños prodigio también inspiró casos de fraude. Algunos niños fueron promocionados en la prensa europea como auténticos fueras de serie antes de revelarse el engaño. Un caso curioso ocurrió en Francia en 1894, cuando un adolescente de Lyon, Paul Vernier, fue presentado en los periódicos como “el nuevo Pascal”. Vernier acababa de ser aceptado en la prestigiosa École Normale de París, un establecimiento de educación superior, de los más reputados a nivel francés.

Para formar parte de la École Normale es necesario pasar un duro examen, para el cual los alumnos se preparan durante hasta dos años tras terminar el instituto. En 1894, Paul Venier se convirtió en el primer alumno aceptado en la École Normale sin necesidad de pasar el examen de admisión. El ministro de educación francés lo aceptó siguiendo la recomendación de un grupo de matemáticos de la Sorbona, quienes habían recibido un presunto trabajo “extraordinario” de la parte de Vernier.

Cuando Vernier entró en la École Normale prometió hacer contribuciones revolucionarias en cuestión de meses. Así lo dijo en una entrevista, justo después de ser admitido en la prestigiosa escuela: “Antes de ocho meses, espero hacer llegar a la Academia de ciencias un trabajo que, espero, dará lugar a una revolución similar a la de Laplace o Newton.”  

Al ministro y a los profesores de la Sorbona, sin embargo, se les paso por alto que Vernier no era un genio, sino un plagiador. Según descubrió el diario Le Figaro, Vernier había sido rechazado ese mismo año en la École Polytechnique, otra prestigiosa universidad en Francia. En este caso, se presentó al examen de admisión pero sacó un cero. Al conocer la noticia, la École Normale requirió a los matemáticos Henri Poincaré y Émile Picard, de la Academia de ciencias de París, revisar su examen. Poincaré y Picard ratificaron la pésima nota y admitieron que Vernier había plagiado parte del examen de un trabajo de otro matemático —como había hecho, seguramente, con el trabajo que envió a la Sorbona.

Al cabo de un mes de entrar en el pensionado de la École Normale, Vernier fue devuelto a su padre. Al parecer, sufría de problemas físicos y psicológicos debido al exceso de trabajo. La prensa vio en este diagnóstico una excusa para tapar que, en realidad, Vernier no era más que un fraude. En cualquier caso, el ejemplo de los niños prodigio “fraudulentos”, así como de aquellos que tuvieron éxito, nos muestra que la forma en que se presentaba su historia ante el público era importante para que se les reconociera en tanto prodigios. Cuestiones analizadas en entradas anteriores, como el genio, la precocidad y el don innato, permitían forjar la imagen del niño prodigio. Estos elementos contribuían a hacer su historia más creíble. Además, en el caso de los dones innatos, conseguían dar un aura de maravilla al joven prodigio con tal de atraer al gran público. 

Infancia y genio

Históricamente, la precocidad ha sido asociada a la noción del genio. En la antigüedad y la época premoderna, ya se consideraba que el talento artístico aparece de forma temprana. En su obra sobre la imagen del artista, Ernst Kris y Otto Kurz (1979) analizaron las biografías de centenares de artistas del Renacimiento y se dieron cuenta de que en la exaltación del genio se destacaba la precocidad del artista. La manifestación temprana del talento se utilizaba como una señal de que el artista estaba predestinado desde muy joven a devenir un genio.

A pesar de que la idea del genio precoz tiene una larga tradición, no fue hasta la llegada del Romanticismo que la infancia y el genio se convirtieron en el centro de los debates sobre el talento. Esta idea gana más peso a medida que el los artistas románticos se rebelan contra antiguas formas de creación y recuperan el valor de la inspiración o el furor divino, presente en las concepciones del genio de la Grecia antigua y del Renacimiento. 

Caricatura de Luque en la revista Les Hommes d’aujourd’hui, n. 318, 1888.

La idea romántica del genio inspirado e indomable se asoció ineluctablemente a la del niño, entendido como un ser creativo, idealista, que todavía no ha sido domesticado por la sociedad, y por lo tanto es más libre en sus actos y pensamientos. No es de sorprender que muchos de los artistas icónicos del Romanticismo sean recordados por su juventud. El caso paradigmático por excelencia es el poeta francés Arthur Rimbaud, quien escribió toda su obra entre los 15 y los 20 años para luego dedicarse a una vida de aventurero y comerciante en África. 

Poco a poco, la equivalencia entre el genio y la infancia se convirtió en una idea común en el imaginario del siglo XIX más allá del mundo artístico, hasta el punto de que el genio, fuera cual fuera su edad y su disciplina, era percibido como un niño que no crece. Al hablar sobre el tema, el filósofo Schopenhauer otorgó un lugar privilegiado a la infancia como característica inherente al genio: «Cada niño es hasta cierto punto un genio, y cada genio hasta cierto punto un niño».

La asociación entre el genio y la infancia fomentó la idea de que la genialidad era una cualidad innata. El pensamiento eugenista que surgió en ese momento, con trabajos como Hereditary genius (1869) de Francis Galton, contribuyó a hacer de la precocidad una parte integral de la noción de genio como don natural. Siendo un don, se consideró que el hombre de genio no necesita instrucción. El genio “nace”, no “se hace”. Así, la infancia dio sentido a una manera de pensar el genio, por un lado como un don innato, y por otro lado como la capacidad de purgar el mundo de los prejuicios, convenciones y estereotipos.

A. de Montbrillant. Biographies d’enfants célèbres (1894).

La exaltación del genio innato contribuyó a la invención del niño prodigio, quien poco a poco fue convirtiéndose en una especie de modelo para la infancia. Esta cuestión puede observarse en la literatura juvenil de la época romántica, la cual hablaba de los “pequeños genios” a lo largo de la historia. Un libro muy conocido en Europa fue el titulado Enfants célèbres de Nougaret, publicado en 1810. Su trabajo recoge pequeñas biografías y anécdotas de hombres famosos conocidos por su talento precoz, como el matemático Blaise Pascal.

En estas obras, los niños prodigio se presentan como un modelo para otros niños. La precocidad de sus logros es enfatizada y se insiste en la edad de los protagonistas. Además, los libros ofrecen consejos para los padres, para que sus hijos desarrollen su talento. Entre otras cuestiones, les alientan a aprovechar los dones innatos que observan en sus hijos, y les aconsejan que lean sobre las vidas de niños prodigio del pasado para que quieran ser como ellos.  

Hasta cierto punto podemos comparar estos manuales con la literatura contemporánea dedicada al desarrollo de «pequeños genios.» Me refiero a los manuales que supuestamente ayudan a los padres a detectar si sus hijos son «pequeños Einstein» o «pequeños Mozart», o que ofrecen recetas para que sigan sus pasos. En estos manuales también se hace referencia a las vidas de célebres niños prodigio. En este sentido, podemos observar una prevalencia por la fascinación de esta clase de modelos de infancia en la actualidad. Como en la literatura del siglo XIX, los manuales presentan la idea del niño prodigio como un síntoma del genio. Es decir, se continua con la creencia de que la precocidad, la infancia y la genialidad van de la mano. 

Saber más:

  • Jefferson, Ann (2015). Genius in France: an idea and its uses. Princeton and Oxford: Princeton University Press.
  • Kris, Ernst, Kurz, Otto (1979). Legend, myth and magic in the image of the artist: a historical experiment. New Haven and London: Yale University Press.

La educación general de los virtuosos

En una entrevista a Emil Sauer (1862-1942), el pianista alemán y antiguo niño prodigio hizo el siguiente comentario:

“Los padres cometen un gran error al no asegurar la educación general del niño destinado a ser concertista. No puedo imaginar nada más embrutecedor o más propenso a resultar en un desastre artístico que el curso que algunos padres toman al descuidar el trabajo escolar del niño con la idea de que si va a convertirse en músico profesional sólo necesita dedicarse a la música. Este cultivo unilateral debería estar reservado a los idiotas que no pueden hacer otra cosa”. 

En esta declaración, Sauer señala el principal defecto y la potencial debilidad de los jóvenes virtuosos: su falta de escolarización, así como su principal responsable: los padres.        

En la historia de los virtuosos, los padres aparecen como los primeros maestros del prodigio, pero solo en el ámbito de la música. En el caso de Mozart, fue su padre quien le enseñó a tocar. En los siglos XVIII y XIX, era muy frecuente que una madre culta diera las primeras lecciones de música a su hijo. Entre los numerosos ejemplos podemos citar al pianista alemán y antiguo niño prodigio Alfred Reisenauer (1863-1907), quien recuerda haber aprendido a tocar el piano con su madre. En una entrevista dijo: “Nunca podré agradecer suficientemente a mi madre el espléndido comienzo que me dio en mi temprana vida musical. Fue una mujer maravillosa y un verdadero genio como profesora”. 

Además de dar a los futuros virtuosos sus primeras lecciones de música, los padres eran quienes organizaban su carrera: lo presentaban a músicos y profesores de renombre, así como a posibles mecenas que podían patrocinar la educación musical de su hijo o hija. Sin embargo, en el proceso de forjar el prodigio musical, la educación general se pasaba por alto.

Es muy difícil saber a qué escuelas, aparte de los conservatorios de música, asistieron los virtuosos. En el mejor de los casos, la escolarización era una actividad paralela a los estudios musicales y los conciertos y no se le daba prioridad. Sin embargo, la mayoría de veces, los padres decidían posponer la escolarización de los jóvenes virtuosos hasta los doce años o más tarde, cuando los conciertos que ofrecían en tanto niños prodigio comenzaban a disminuir o cuando la falta de escolarización comenzaba a causarles serios problemas. Los virtuosos presentes en París durante el siglo XIX ofrecen un ejemplo esclarecedor. En lo que sigue me referiré a algunos casos relevantes que reflejan esta dinámica. 

La famosa pianista y compositora Clara Schumann (1819-1896) (nombre de soltera: Wieck), uno de los primeros prodigios musicales femeninos de los que se tiene constancia, recibió una escolarización muy pobre comparada con su exquisita educación musical. Era hija de Friedrich Wieck, un profesor de piano y antiguo niño prodigio que la introdujo en la música. Ambos llegaron a París en 1832 para una gira de dos meses. Dio conciertos públicos, actuó en veladas privadas y conoció a Chopin y Paganini, entre otros músicos y compositores. A pesar de su excelente formación musical, su educación general era casi inexistente. En 1825, a la edad de seis años, sólo había asistido a la escuela durante seis meses. Más tarde pasó alrededor de un año en otra escuela, pero su padre redujo las horas de enseñanza para darle lecciones de piano por la mañana y por la tarde. Una vez que la carrera de Schumann despegó y empezó a ir frecuentemente de gira, su padre contrató un profesor particular. Sin embargo, las clases privadas que recibió estaban orientadas a mejorar su carrera musical: aprendió inglés y francés para optimizar sus contactos durante las giras y para organizar nuevos conciertos.  

La violinista francesa Camille Urso (1840-1902), primera alumna de violín del conservatorio de París, tuvo una experiencia similar. Su abuelo fue un distinguido músico italiano y su padre, un flautista y profesor de música de Nantes, había planeado un brillante futuro para ella. Le enseñó lecciones de violín hasta que tuvo la edad legal para entrar en el conservatorio (siete años), al cual llegó sin haber ido nunca antes a la escuela. En Francia se convirtió en una estrella infantil y fue invitada a actuar en el Palacio del Elíseo ante el Príncipe Napoleón. Se graduó con el primer premio del conservatorio e hizo una gira por Suiza y Alemania antes de aterrizar en Nueva York a principios de 1850. Según uno de sus biógrafos, aunque leía música perfectamente, era “lamentablemente ignorante para una niña de diez años”. La falta de escolarización, sin embargo, no parecía afectarla, o eso querían hacer creer quienes la rodeaban. En palabras del biógrafo citado:  “Las cosas estaban sucediendo a su entera satisfacción y era totalmente feliz incluso si no podía leer o escribir”.  La familia, que la siguió a los Estados Unidos, contrató a un tutor privado que le enseñó inglés durante los intervalos de sus conciertos. Como en el caso de Clara Schumann, estas lecciones estaban destinadas a reforzar su carrera en su nuevo país, más que a proporcionarle una educación general. 

El caso de Urso y Schumann no fue una excepción. Otro niño prodigio que estudió en el conservatorio de París, el pianista americano Ernest Schelling (1876-1939), sólo comenzó a asistir a la escuela a la edad de doce años. Dio su primer concierto en los Estados Unidos cuando sólo tenía cuatro años y fue admitido en el conservatorio de París a los siete años para estudiar con los grandes maestros. Durante ese tiempo, realizó varias giras que lo llevaron desde Francia, a Inglaterra, Austria, Rusia y otros países. Aunque la prensa parisina estaba entusiasmada con él, algunas voces críticas se alzaron. Según Le Petit Parisien, ante el éxito de Schelling y otros prodigios, habría que aplicar una ley contra esos “padres bárbaros” que “explotan las precoces aptitudes de un niño, ¡al riesgo de hacer añicos su frágil cerebro!”.  Estas críticas no tuvieron un impacto en la forma en que los padres de Schelling manejaron la carrera y la educación de su hijo. No fue sino hasta los doce años que su familia se estableció en Suiza, donde Schelling finalmente recibió la educación primaria básica. 

Como demuestran estos ejemplos, los virtuosos del siglo XIX fueron, en varias ocasiones, unos analfabetos que no habían asistido a la escuela ni habían recibido una educación general. Sus días se consumían con 7 a 9 horas de clases de música, y su tiempo libre se organizaba según los conciertos y las giras. Además, varios de estos niños se desplazaron a otros países durante su primera infancia para estudiar con los grandes maestros en diferentes conservatorios. Durante su estancia en el extranjero, muchos tuvieron un profesor particular que les enseñó a hablar el idioma, a pesar de que no podían escribir o leer en su lengua materna. Así, no es de sorprender que muchos prodigios musicales fueran políglotas. Afortunadamente para estos niños la adquisición del lenguaje está relacionada con la percepción del sonido, lo que explica por qué los músicos suelen ser mejores en el aprendizaje de idiomas. 

Las clases de idiomas aseguraban la buena comunicación con los maestros y directores de orquestra y mejoraban su carrera internacional, pero no su educación general. Estas podían eventualmente ayudar a los virtuosos a continuar (o empezar) su escolarización en un país diferente; aun así, si la carrera del niño era exitosa, los padres posponían su escolaridad hasta la edad de doce años o más, cuando el mito del prodigio comenzaba a desvanecerse o cuando la ignorancia del niño prodigio se volvía demasiado visible. Como veremos en otra entrada, la falta de escolarización acababa por obstaculizar el pleno desarrollo del talento del niño. 

Saber más:

Desarrollo del talento en niños prodigio según la psicología contemporánea

Entre 1930 y 1980, hubo un vacío considerable en la literatura psicológica sobre los niños prodigio. Durante este periodo, el foco principal fueron los estudios sobre niños superdotados o con un alto cociente intelectual (CI). El interés era la “inteligencia general”, no la inteligencia o el talento específicos. No será hasta los años 80, mediante psicólogos como Gardner y Sternberg, que se empezará a hablar de “inteligencias múltiples” más allá del CI. Estas teorías contribuyeron a reavivar el interés por los niños prodigio. 

Desde entonces, varios psicólogos han desarrollado modelos, en su mayoría socioculturales, para intentar explicar el fenómeno de los prodigios y el desarrollo del talento. Benjamin Bloom y sus colegas de la Universidad de Chicago estudiaron personas reconocidas en ámbitos como la música, el arte, la ciencia y el deporte. Mediante entrevistas retrospectivas intentaron determinar las distintas condiciones que podían explicar el desarrollo del talento. Bloom era un experto en educación, así que su interés fue identificar condiciones dentro del ámbito de la familia, la escuela y el contexto. Según los resultados de su estudio, el talento se manifiesta a una edad temprana; sin embargo, solo un compromiso y una motivación firmes por parte del individuo lo llevarán a desarrollar dicho talento en la edad adulta. Para Bloom, la familia y el entrenamiento constante son claves.

Otro estudio sociocultural sobre el fenómeno de los prodigios es Nature’s gambit. Child prodigies and the development of human potential (1986), escrito por el psicólogo David Feldman en colaboración con Lynn Goldsmith. En 1975, Feldman empezó a buscar casos contemporáneos de niños prodigio para estudiar el potencial humano y su desarrollo. Una de las primeras constataciones de Feldman fue que una puntuación elevada de CI no permitía explicar la naturaleza del niños prodigio —en relación con lo que hemos apuntado en una entrada anterior del blog. Según su “Teoría de la coincidencia”, distintas influencias o “fuerzas” ligadas al ámbito biológico, de la personalidad, a la familia y el contexto sociohistórico, deben converger para que “emerja” un niño prodigio. Una crítica que se ha hecho a esta teoría es que parece explicarlo todo, pero sin diferenciar entre fenómenos como el talento, la inteligencia y la creatividad. 

En un ensayo, Michael Howe examinó, como sus predecesores, la combinación de circunstancias (hogar, familia, formas de crianza, logros tempranos y logros durante la edad adulta) que podían explicar la relación entre el niño prodigio y el genio adulto. Como en su libo Genius explained (1999), Howe se basó en casos históricos de niños prodigios, como Mozart o William Sidis, y no en casos contemporáneos o vivos, como habían hecho Feldman y Bloom. Según Howe, en áreas donde el talento depende más de una práctica continuada desde la infancia, como la música y el ajedrez, ser un niño prodigio puede ayudar a convertirse en un adulto extraordinario, incluso en un genio. Dean Simonton ha llegado a una conclusión similar mediante el análisis de 120 compositores clásicos en la historia. En otros dominios que requieren una cierta madurez, como la literatura, Howe opina que no existe una relación clara entre los logros de la infancia y el talento del adulto.  

Recientemente, Larisa Shavinina ha criticado las aproximaciones socioculturales al fenómeno de los prodigios que hemos ido examinando hasta aquí. Basándose en un modelo cognitivo y de desarrollo del niño, Shavinina ha aportado una explicación alternativa mediante el concepto de “periodos sensitivos”. La infancia estaría llena de este tipo de periodos donde la “sensibilidad” del niño aumenta y se adquieren nuevas facultades, como el lenguaje. En los niños prodigio, estos periodos aceleran el desarrollo intelectual y generan una “experiencia cognitiva” única, donde se adquieren capacidades o talentos extraordinarios. En algunos niños, estas capacidades extraordinarias se transformarán en meras “capacidades de desarrollo”, y no en “adquisiciones individuales” que perdurarán a lo largo de la vida. Dicho de otro modo, durante el desarrollo, muchos prodigios perderán sus talentos como parte de su desarrollo natural, lo cual explicaría por qué se transforman en “adultos ordinarios”. Según Shavinina, si la “sensibilidad” del niño prodigio perdura durante mucho tiempo, las capacidades o talentos adquiridos se transformarán en “adquisiciones individuales” y no se perderán durante la edad adulta. De este modo, se podría predecir la posibilidad de que el niño prodigio lleve a cabo logros importantes en el futuro. 

Saber más:

  • Bloom, B. (Ed.). (1985). Developing talent in young people. Ballantine.
  • Feldman, D. H., & Goldsmith, L. T. (1991). Nature’s gambit. Child prodigies and the development of human potential. Teachers College Press.
  • Howe, M. J. A. (1999). Prodigies and creativity. En R. J. Sternberg (Ed.), Handbook of Creativity (pp. 431–446). Cambridge University Press.
  • Shavinina, L. V. (2009). A unique type of representation is the essence of giftedness: Towards a cognitive-developmental theory. En L. V. Shavinina (Ed.), International handbook on giftedness. Part one.(pp. 231–257). Springer.
  • Simonton, D. K. (2016). Early and late bloomers among 120 classical composers: were the greatest geniuses also prodigies? In G. E. McPherson (Ed.), Musical prodigies. Interpretations from psychology, education, musicology, and ethnomusicology (pp. 185–197). Oxford University Press.

Niños prodigio y creatividad

El estudio psicológico de los niños prodigio se desarrolló en paralelo a los trabajos científicos sobre la inteligencia y la invención del cociente intelectual. Sin embargo, no parecía que estos conceptos pudieran aplicarse al fenómeno de los prodigios. En particular, la focalización en la inteligencia, y su medida según los tests, no permitían explicar aquellas capacidades que necesitaban de pensamiento original, como por ejemplo la composición.

El psicólogo húngaro Géza Révész (1878-1955), quien aplicó el test de inteligencia de Binet-Simon a un prodigio musical, Ervin Nyiregyházi (1903-1987), concluyó que este método no era útil para estudiar los niños prodigios, ya que solo permitía explorar la inteligencia general comparable a gran escala, mientras que el talento de los niños prodigio era específico y extremo. Es dentro de este estudio que distintas nociones relacionadas con la creatividad (innovación, originalidad, inventiva) empezaron a usarse. 

Ervin Nyiregyházi, el prodigioso pianista estudiado por el psicólogo Géza Révéz entre 1910 y 1914

Los psicólogos que trabajan sobre la creatividad acostumbran a citar el discurso presidencial que dio Joy Guilford en la American Psychological Association en 1950. En él, se lamentó de la falta de estudios sobre la creatividad en el ámbito psicológico. Es importante remarcar que los primeros trabajos científicos sobre el tema no utilizaban el término creatividad porque no existía todavía. En inglés apareció por primera vez en un texto en 1875, pero solo se convirtió de uso común pasado medio siglo. En francés, se adoptó del inglés y se incluyó en los diccionarios a partir de 1970. Los términos crear y creador hacía siglos que se usaban; sin embargo, se referían a Dios («el Creador») o a la intervención divina. Fue durante el Romanticismo, con el culto del genio-artista, que estos conceptos empezaron a asociarse con fuerza con el hombre. 

Romanticism Painting - God As Architect  by William Blake
Representación de Dios como creador por el poeta y visionario romántico William Blake, en Europe a Prophecy (1794)

La ausencia de la palabra creatividad no significa que la noción no existiese previamente. En la literatura científica sobre el genio del diecinueve, por ejemplo en Hereditary genius (1869) de Francis Galton, se usaban conceptos como originalidad e inventiva para destacar las características de eminencias como Pascal, John Stuart Mill y Mozart. El ejemplo de Mozart nos recuerda que, junto con la creatividad, la precocidad y, por lo tanto, los niños prodigio, gozan de una larga tradición dentro de los estudios psicológicos sobre el genio.

Al examinar casos de niños prodigio, desde músicos a artistas, calculadores mentales y jugadores de ajedrez, los científicos analizaron su curiosidad, originalidad y sus habilidades de improvisación mediante distintos ejercicios. En el caso de los virtuosos musicales, Révész concluyó que existía una desproporción entre los atributos técnicos que sustentaban la interpretación y la «calidad creativa» de las composiciones de los jóvenes prodigios. La falta de equilibrio entre la técnica y la innovación o la creatividad también se hallaba en prodigios del ámbito de las ciencias. La mayoría de los calculadores mentales examinados por psicólogos como Edward Scripture en Estados Unidos, y Alfred Binet en Francia, jamás crearon teorías capaces de avanzar las matemáticas y se centraron en perfeccionar sus técnicas para el cálculo. 

En la mayoría de casos en la historia, la transición entre el niño prodigio y el adulto creador no se ha dado. En la actualidad, los psicólogos distinguen entre la pequeña-c y la Gran-C de la creatividad. La primera representa la creatividad que usamos a diario para resolver problemas o adaptarnos a situaciones. La Gran-C es la creatividad asociada con los grandes artistas y genios, capaz de revolucionar un dominio o dejar una marca personal en un campo en particular.

Según la psicóloga Ellen Winner, los niños prodigio son creadores con pequeña-c que raramente alcanzan la Gran-C o el genio. A pesar de que son innovadores, estos niños no consiguen ir más allá en el desarrollo de su talento. En opinión de Winner, las razones de su fracaso son tanto evitables como inevitables. Entre las razones inevitables encontramos: las escasas posibilidades de convertirse en un genio, y el no poseer una personalidad apropiada para ello —por ejemplo, en un trabajo del psicólogo Howard Gardner sobre las mentes creativas, desde Einstein a Picasso, se defiende que es necesario tener una personalidad “rebelde” para poder convertirse en un genio. Las razones que llevan a los niños prodigio a fracasar y que, según Winner, podrían evitarse, incluyen: la falta de motivación (sobre todo tras la presión ejercida por los padres, los maestros o entrenadores, y los managers), así como la focalización del niño prodigio en perfeccionar una técnica, en vez de innovar.

La focalización de los niño prodigios en los aspectos técnicos, y no en los creativos, estaría detrás de su fracaso. Como opina Howard Gardner, promotor de la teoría de las inteligencias múltiples, «realizar contribuciones creativas es una tarea muy distinta que dominar un dominio según la forma en que este ha sido tradicionalmente practicado en el pasado». Es decir, no es lo mismo mostrar una técnica exquisita en la interpretación músical, la pintura o el cálculo mental, que ser capaz de producir una obra o teoría innovadora, incluso revolucionaria. Es precisamente en esta tarea que la mayoría de los niños prodigio han fracasado, hecho que les ha impedido evolucionar en su carrera durante la etapa adulta. En palabras de Ellen Winner: «mediante la perfección técnica el niño prodigio se gana la adoración del público, pero si no logra ir más allá, se hunde en el olvido».

Saber más:

Jacques Inaudi: la calculadora humana

Jacques Inaudi, calculador prodigio, desde su infancia hasta la edad adulta. Bibliothèque Nationale de France.

En 1892, la Academia de Ciencias de París se interesó por un sujeto extraordinario: la «calculadora humana» Jacques Inaudi (1867-1950). Inaudi llevaba décadas fascinando el público de cafés y teatros en Francia gracias a sus habilidades para el cálculo mental. Junto con otros calculadores prodigio de la época, como Henri Mondeux y Pericles Diamandi, Inaudi era capaz de realizar operaciones de cálculo mental en pocos segundos, como sumar y restar cifras de veinte números y luego extraer su raíz cuadrada, memorizar 36 dígitos en un minuto, o descifrar el día de la semana en el que había nacido una persona. Este último truco dio lugar a un objeto llamado «calendario de Jacques Inaudi», que permitía descubrir el día de la semana de una fecha entre 1791 y 1965.

Inaudi era, como muchos otros calculadores prodigio, de origen humilde. De nacionalidad italiana, trabajó de niño como pastor en Francia antes de descubrir su «don» para el cálculo. Abandonado por su familia junto con sus hermanos, Inaudi logró sobrevivir gracias a exhibir su talento con los números. Alrededor de los diez años consiguió un mánager que lo ayudó a firmar contratos en la capital. Actuó en reputados teatros de París como Folies Bergères y el Théâtre Robert-Houdin con gran éxito. El pseudónimo de «la calculadora humana» se lo atribuyó el astrónomo y divulgador científico Camille Flammarion tras una de sus actuaciones. La prensa francesa seguía con entusiasmo el progreso del niño prodigio. La fama alcanzada por Inaudi en Francia le permitió expandir su celebridad. Actuó para las cortes en Alemania y Rusia y, a partir de 1900 y hasta su retirada en 1937, realizó tours por Europa y Estados Unidos. 

Image associée
Anuncio de un espectáculo de Inaudi en París a la edad de once años.

Además de alcanzar la celebridad entre el público, Inaudi atrajo la atención de la comunidad científica. En 1880, se organizó una demostración de las habilidades del calculador en la Sociedad de Antropología de París. No era la primera vez que se invitaba a un niño prodigio a una sociedad científica: en 1840 el calculador Henri Mondeux había sido presentado en la Academia de Ciencias de París. El encargado de invitar y presentar a Inaudi fue el médico y anatomista Paul Broca, conocido por sus contribuciones a describir un tipo de afasia que lleva su apellido. Broca estaba interesado en el método que seguía Inaudi para el cálculo mental. Al parecer, a diferencia de otros calculadores prodigio, su memoria para el cálculo era auditiva y no visual. Inaudi no necesitaba «ver» o representarse los números en su mente, sino «oírlos».

Esta cuestión sería estudiada a partir de 1892 por el psicólogo Alfred Binet, del laboratorio de psicología experimental de la Sorbona. Durante ese año, la Academia de Ciencias de París pidió al eminente neurólogo de la Salpêtrière Jean-Martin Charcot que estudiara el caso de Inaudi. Este había hecho una representación para los miembros de la Academia, quienes decidieron indagar en su talento. Charcot derivó la mayoría de estos experimentos a Binet. Mientras el primero se había interesado por cuestiones antropométricas (al parecer la cabeza de Inaudi tenía una forma extraña), Binet realizó una investigación psicométrica para estudiar la prodigiosa memoria de Inaudi y su método «auditivo» para el cálculo.

Résultat de recherche d'images pour "binet grands calculateurs"

Binet continuó con esta línea de investigación mediante el estudio de otros calculadores prodigio, como Diamandi. Este y otros trabajos, como los de Edward Scripture, remarcaron que la mayoría de prodigios aritméticos no se convertían en eminentes matemáticos capaces de avanzar el conocimiento científico. Entre las excepciones notables se hallaban nombres como Gauss. Al parecer, la inteligencia de estos calculadores era limitada o incluso “mediocre” en otros aspectos más allá del cálculo mental. Tampoco solían mostrar intereses en las matemáticas que no tuvieran que ver con su habilidad. Esta falta de curiosidad y creatividad era, según se decía, una de las razones que los diferenciaba de los “genios matemáticos”. 

Saber más:

La invención de la infancia y del niño prodigio (II)

Anteriormente hemos discutido la cuestión de la «invención» de la infancia durante la modernidad. También en este caso, a pesar de que no ha sido tan estudiado, podemos preguntarnos cuándo se “inventó” el niño prodigio tal y como lo conocemos hoy en día. 

Durante buena parte de la historia antigua, la existencia de los niños prodigio era interpretada como un “milagro” o una «señal divina» que indicaba cambios sociales o incluso catástrofes. Por ejemplo, el nacimiento de un niño precoz en una corte podía ser interpretado como la aprobación divina de un monarca o, por el contrario, podía significar un mal presagio, un signo del diablo. La desconfianza e inquietud con respecto a los niños prodigios impera en buena parte de la cultura grecorromana. En general, la precocidad infantil aparece como un fenómeno raro y mal percibido, pues apunta hacia una anomalía.

En la época medieval, dentro del Cristianismo, los niños prodigio representan el puer senex; es decir, el niño-anciano con el conocimiento de un sabio. El puer senex se asocia con el niño Jesús, quien ejerce de modelo de infancia. Por este motivo, muchas representaciones iconográficas de la época presentan al niño Jesús con los rasgos de un adulto. Se cree que Jesús alcanzó la sabiduría adulta y las siete virtudes heroicas a la edad de doce años. En este sentido, el puer senex es considerado un signo de santidad. Las hagiografías sobre los santos se refieren a veces a su precocidad.

Representación del niño Jesús como puer senex. «Madonna col bambino», siglo XIII.

En las tradiciones esotéricas, como la teosofía y el espiritismo moderno, los niños prodigios se interpretan como una prueba de la reencarnación. Para espiritistas y teósofos, la precocidad solo puede ser el resultado de vidas pasadas. Así, los virtuosos de la música, o los niños capaces de hablar varias lenguas muy temprano, habrían adquirido estos conocimientos en vidas anteriores. Como con los otros significados atribuidos a los precocidad que hemos mencionado, la importancia de los niños prodigio se refiere a «algo mayor», que va más allá de su individualidad. Son, ante todo, un símbolo.

El interés por los niños prodigio en particular, es decir, no solo como señales divinas o símbolos, sino como individuos, empezó a darse en la Ilustración. Los pensadores del Siglo de las Luces y, en especial, Jean-Jacques Rousseau, atribuyen un valor especial a la infancia. El niño es representado como un ser bondadoso e inocente que la sociedad termina por pervertir. Al mismo tiempo, la noción moderna del «genio» gana importancia y pasa a considerarse como una cualidad innata. Así, la precocidad se considera un síntoma del genio. Estos dos motivos: la exaltación de la infancia y el genio innato, se articulan a través de casos de virtuosismo musical como Mozart, quien pasa a representar el niño prodigio por excelencia.

Mozart admirado en la corte del emperador Francisco I

El Romanticismo termina por consolidar el culto del genio y de la infancia. Tras la revolución francesa, la industria del arte se independiza del mecenazgo de las cortes, dando más libertad al artista para crear. La idea romántica del genio inspirado e indomable se asocia ineluctablemente a la del niño, entendido como un ser creativo, idealista, que todavía no ha sido domesticado por la sociedad y, por lo tanto, es más libre en sus actos y pensamientos. Así, no es de sorprender la juventud que caracteriza muchos de los artistas románticos. El caso más notorio es el del poeta francés Arthur Rimbaud, quien escribe toda su obra entre los 15 y los 20 años para luego dedicarse a una vida de aventurero y comerciante en África. 

A partir de mediados del siglo XIX, se observa un auge de los niños prodigio en distintos ámbitos, desde los «tradicionales» de la música y el arte, hasta las matemáticas y el ajedrez. Los «pequeños genios» son recibidos en los grandes teatros de las capitales europeas y causan sensación en los nuevos medios de comunicación de masas. Entre las nuevas celebridades infantiles hallamos calculadores prodigio, niños capaces de hablar varias lenguas y traducir textos del griego y el latín, pintores de apenas ocho años… y también algunos fraudes. La admiración que despiertan estos prodigios está a medio camino entre el culto del genio del Romanticismo y la curiosidad por lo bizarro, promovida por los «freak shows» de la época.

Saber más:

  • Sacquin, Michèle. Le printemps des génies. Les enfants prodiges. Paris: Bibliothèque Nationale / Robert Laffont, 1993.

La invención de la infancia y del niño prodigio (I)

La infancia suele considerarse como una «invención» de la modernidad. Muchos creen que, más allá de la era moderna, no existía la infancia tal y como la conocemos hoy en día; es decir, una infancia según la cual el niño es un ser distinto al adulto, con su carácter inocente, que tiene sus propias necesidades y al cual la sociedad debe responder de un modo adaptado.

Queen Blanche of Norway and Sweden with Prince (later King) Hacon (1877), por Albert Edelfelt

Hasta cierto punto, la «invención moderna» de la infancia es un producto historiográfico. Empezó con el historiador Philippe Ariès, quien en 1960 publicó un libro muy conocido sobre la infancia en el Antiguo Régimen. Según Ariès y otros historiadores posteriores, como Neil Postman, la infancia es un fenómeno moderno con solo algunos siglos de historia. Ariès argumentó que el concepto moderno del niño, es decir, el concepto sentimental de la infancia, estaba ausente en el medievo, donde los niños eran vistos como pequeños adultos dependientes que todavía no podían trabajar y reproducirse. Según Ariès, la idea moderna de la infancia empezó a vislumbrarse en la Italia del Renacimiento y en la Alemania de la Reforma Protestante, cristalizó primero en la Inglaterra de los siglos XVII y XVIII, durante la Ilustración, y luego se expandió por Francia y por las regiones más urbanizadas de Europa y de América durante la era industrial. 

Postman coincidió con Ariès en que los niños no siempre han tenido infancia como la entendemos hoy en día. Un factor clave que identifican ambos historiadores es la creación de la familia nuclear. Este tipo de familia, el más expandido en la sociedad occidental actual, es en gran medida un producto de la industrialización. Antes de la revolución industrial las familias en el campo eran extensas. Se tenían muchos hijos, la mayoría de los cuales no sobrevivía los primeros años de vida, de modo que el apego familiar era, según los historiadores citados, menor. Con el abandono del campo y el traslado de las familias a las ciudades y fábricas para trabajar, las familias se reducen. Los hijos, al ser menos, ganan importancia y se busca protegerlos

Retrato familiar, circa 1900 (Powerhouse Museum Collection)

Según Ariès, por primera vez, los niños se convirtieron en el centro de atención de las familias, también en las nuevas clases obreras del siglo XIX. Se alimentó cada vez más la idea de que los niños necesitaban atención propia y que no debían estar expuestos a ambientes peligrosos. Esta preocupación estuvo acompañada por las campañas de alfabetización, las cuales tenían lugar desde la Ilustración. Poco a poco, los derechos de la infancia empezaron a reconocerse a nivel estatal. No fue hasta 1870 que la educación obligatoria se implantó en la mayoría de países europeos, pero incluso entonces muchos niños no tuvieron acceso a las escuelas porque seguían trabajando para ayudar a mantener los ingresos de la familia. 

La tesis de que la infancia es una invención moderna, producto en parte de la aparición de la familia nuclear, ha sido contestada. Otros historiadores debaten si la infancia siempre ha sido reconocida de alguna forma a lo largo de la historia. Hugh Cunningham, por ejemplo, argumenta que en el Cristianismo, y por lo tanto en la sociedad occidental antes del desarrollo de la familia nuclear, el apego emocional de los padres a los hijos siempre había existido. Según Cunningham, la idea sentimental de la infancia ya existía en el medievo. Fue en ese momento que se empezó a predicar que los niños eran inocentes y que era importante bautizarlos lo antes posible, de modo que si morían antes de cumplir un año, como ocurría muchas veces, su inocencia quedaba preservaba en virtud del bautismo. 

Imatge relacionada
La muerte se lleva a un niño. Danse macabre (Francia, finales siglo XV).
Paris, BnF, Manuscritos, Français 995.

Más allá del punto de vista que adoptemos con respecto al origen de la idea moderna de la infancia, la mayor contribución de esta clase de historiografía es su insistencia en la historicidad la infancia. Mediante sus estudios vienen a decirnos que la infancia, y en consecuencia, el niño, nunca fue una condición esencial o natural, una constante a través del tiempo, sino que cambió y que fue influenciada por la forma en que era experimentada tanto por adultos como por niños. 

En este blog nos interesamos por una clase de niños en particular: los niños prodigio. También en este caso, a pesar de que no ha sido tan estudiado, podemos preguntarnos cuándo se “inventó” el niño prodigio. Así lo veremos en la siguiente entrada.

Saber más:

  • Philippe Ariès, L’Enfant et la vie familiale sous l’Ancien Régime. Paris: Points, 2014 [1960].
  • Neil Postman, The disappearance of childhood. New York: Vintage Books, 1994 [1982].
  • Hugh Cunningham, Children and childhood in western society since 1500. London and New York: Routledge, 2005 [1995].