Niños prodigio y autobiografía

De las autobiografías escritas por ex-niños prodigio, la más famosa es probablemente la del pensador británico John Stuart Mill (1806-1873). Titulada Autobiography, fue publicada de forma póstuma un año después de su muerte. Entre otras cuestiones, Mill describió la estricta educación que había recibido por parte de su padre, James. Al parecer, John creció sin la compañía de otros niños de su edad y sin asistir al colegio. A la edad de tres años, su padre empezó a enseñarle griego clásico y aritmética. A los ocho años, latín.

John Stuart Mill, Autobiography (1874)

A pesar de los increíbles progresos de John, su padre nunca le hizo sentir como un prodigio. Le daba largas listas de lecturas, en historia, filosofía y literatura clásica, que el pequeño John tenía que resumir, traducir algunas partes, y criticar para desarrollar sus propios argumentos. Hasta la edad de catorce años, la educación que recibió por parte de su padre fue cada vez más intensiva, para suavizarse levemente después de que John pasará un año en Francia.

Si bien la autobiografía de John Stuart Mill no presenta grandes críticas a su padre, parece ser que en el manuscrito original sí que existen crudos ataques a su progenitor y tutor, los cuales seguramente fueron censurados por el propio John antes de su publicación. Según algunas interpretaciones, el rencor hacia su padre habría sido la causa de la crisis que sufrió a los veinte y pocos años, la cual marcó en gran medida su pensamiento original. Según Michael Howe, a esa edad descubrió que sus allegados lo percibían como un «genio prefabricado», capaz únicamente de reproducir las opiniones y conocimientos adquiridos a través de su padre, hecho que le hizo cambiar radicalmente.

Tras la publicación de la autobiografía de Mill en 1874, sus críticos y lectores vieron en la infancia del pensador un experimento de crianza y autogratificación por parte del padre. Entre esos lectores se hallaron Norbert Wiener (1894-1964), a quien hemos citado en otra entrada al mencionar la «falacia de Sidis». Gran matemático y padre de la cibernética, Wiener narró su vida en dos tomos, el primero de los cuales se tituló Ex-prodigy. My childhood and youth (1953), y el segundo I am a mathematician. The later life of an ex-prodigy (1956).

Norbert Wiener, Ex-prodigy. My childhood and youth (1953)

Al leer la autobiografía de Mill, Wiener descubrió un reflejo de la tiranía y la dominación parental que había sufrido durante su infancia. Como Mill, fue educado desde muy temprana edad en casa por parte de su padre. Sus increíbles progresos le llevaron a graduarse en matemáticas con solo catorce años, para luego proseguir sus estudios en la Universidad de Harvard. Su precocidad solo se vio superada por otro niño prodigio, William Sidis, a quien conoció. A pesar de que su madre no quería que abandonara el hogar familiar, tras varias frustraciones y desengaños con sus padres, Wiener se casó y logró sumergirse en una nueva vida y una fructuosa carrera universitaria.

Aparte de las autobiografías de John Stuart Mill y Norbert Wiener, quienes representan la imagen del ex-niño prodigio convertido en «genio» en un sentido académico, también existen escritos de prodigios artistas. Entre ellos queremos destacar los del violinista catalán Joan Manén (1883-1971), quien publicó su autobiografía en tres volúmenes, el primero de los cuales se tituló Mis experiencias I. El niño prodigio (1944). Allí contó su infancia siendo uno de los virtuosos más conocidos de su tiempo, comparado con Paganini. Al parecer, fue su padre quien decidió, cuando solo contaba con un año de edad, que se convertiría en violinista, ya que «pianistas hay muchos».

Joan Manén, Mis experiencias I. El niño prodigio (1944).

A esta decisión le siguieron interminables lecciones de violín y solfeo, que con el tiempo lo convertirían en un codiciado intérprete. Su primer concierto público fue a los siete años, y al poco tiempo empezó una gira de conciertos que lo llevó por toda Europa y América. Es de suponer, como sucedió con la mayoría de virtuosos de la época, que como consecuencia de su carrera musical su educación general se vio perjudicada. Sin embargo, a diferencia de otros virtuosos, Manén logró convertirse en un reconocido compositor durante la edad adulta, cuyo legado sigue vigente en Catalunya.

Saber más:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.